Cómo quitar una ampolla del pie – 5 remedios efectivos

Qué difícil es caminar cuando te ha salido una burbuja de agua en el pie, cómo duele y quema, muy difícil calzarse, es realmente molesto, si te pones un adhesivo es peor al quitarlo puede reventarse e infectarse, para que sepas cómo quitar una ampolla del pie, lee este artículo que trae información variada acerca de este tema, no solo para eliminarla, sino hacerlo de la manera correcta, además la forma de prevenirla y de cuidar los pies que no sufran ningún tipo de rozaduras y mantenerlos sanos, poder caminar las distancia que desees sin el temor de que vuelvan a salir estas lesiones realmente desagradables.

Las ampollas salen debido a un repetido roce en cualquier zona de la piel, que al proteger el tejido interno causa la acumulación de un líquido que lo separa de la epidermis que es la que se abulta por la lesión,  en caso de que continúe la fricción esta burbuja se puede romper, la acuosidad sale quedando al descubierto una capa interna de la dermis ocasionando mucho dolor, pero las soluciones existen y también los remedios y trucos caseros que a continuación te vamos a explicar cómo hacerlos para quitar y aliviar la molesta ampolla del pie.

5 Remedios caseros para quitar y aliviar una ampolla del pie

Todos en algún momento hemos sufrido la pesadilla de tener una ampolla del pie y algunos el tormento de que esta se reviente, imposibilitándonos por unos días o semanas el poder realizar nuestros deberes de trabajo o estudios y  todas las actividades a las que estamos acostumbrados, si este es tu caso aquí tenemos algunos remedios caseros,  para quitarla y también para evitar que vuelvan a salir.

Lectura interesante: quitar callos planta del pie 7 recetas efectivas

Primer remedio: Sal y agua – para curar la ampolla

Coloca al fuego litro y medio de agua, cuando hierva lo viertes en una palangana que te sea cómoda, le agregas abundante sal remueves un poco e introduces tus pies en esa solución salina que te va a ayudar a ablandar la ampolla para poder quitarla con facilidad, en ese transcurso pide ayuda a un familiar que prepare una aguja de las que se utilizan para coser, debes esterilizarla. Una vez notes que ya la burbuja está lista, pinchala para que se abra un pequeño orificio por donde saldrá el líquido acumulado, con una gasa estéril vas a ir limpiando la acuosidad, una vez haya salido totalmente, limpia bien la zona con alcohol para evitar infecciones, aunque la sal hizo gran parte del trabajo ya que permite fortificar las defensas en la piel. No debes usar zapatos cerrados por un tiempo. 

Segundo remedio: Aloe Vera – excelente cicatrizante

Las propiedades de esta planta son múltiples y especialmente se le atribuye ser un cicatrizante natural, se lava bien la hoja y se extrae el gel para aplicarlo en la herida que quedó del tratamiento anterior. Otra forma sería colocar un pedazo del cristal sobre la ampolla y dejarlo allí por unos minutos, esto permitirá que la zona se hidrate con lo que se logra disminuir la inflamación y acelerar el proceso de curación.

Tercer remedio: Caléndula – ideal antinflamatorio

Esta planta se ha convertido en la preferida en cuanto a elaboración de algunos productos destinados para proteger la piel, una de sus principales forma es la pomada, que aplicada sobre una ampolla del pie puede tener efectos antiinflamatorios y quitarla rápidamente, es recomendable usarla por la noche, primero de debe lavar bien la zona y secarla, después de unos minutos se coloca la crema se coloca una media hasta el día siguiente. Recuerda no utilizar zapatos totalmente cerrados hasta que se haya habido mejoría.

Te conviene leer: quitar las durezas de los pies 

Cuarto remedio: vinagre de manzana – acción antimicrobiana

Por su acidez se considera al vinagre de manzana un potente antimicrobiano, de esta forma se evitará cualquier infección en caso de que la ampolla se reviente, una de las formas de utilizarlo es remojando el pie en agua tibia y agregar dos o tres cucharadas del producto. Sin embargo, como este es un método popular, se deben tomar precauciones ya que puede resecar la piel, por lo tanto una vez realizado el procedimiento se recomienda hidratar la zona.

Quinto remedio: Pasta de zanahoria – potente suavizante

Para preparar este remedio tan recomendado para suavizar y ablandar una ampolla y las asperezas de los pies, se debe cocinar un poco la zanahoria con la concha, luego triturar hasta crear una suave pasta que se debe colocar en el área a afectada y dejarla por media hora como mínimo, una vez pase el tiempo se debe quitar y dejar el pie libre de calzado y que el área se seque sola, no enjuagar, de esta manera mejor el efecto.

Cómo tratar una ampolla reventada

En algunas ocasiones que sale una ampolla se puede reventar por el continuo roce con el zapato, esto ocasiona un inmenso dolor y malestar, la piel queda al rojo vivo y puede hasta sangrar, en este caso hay que proceder de inmediato para curarla y evitar que se infecte, así que debes correr a casa para que puedas tratar y curar una ampolla reventada de la siguiente manera.

  1. Ampolla reventada. Si la zona está limpia, no trates de arrancar la piel que quedó colgando, esto te produciría más dolor, ardor y una especie de picor inaguantable, lo que puedes hacer es tratar de reconstruirla, colocándola en su sitio, esta adherencia protegerá la piel nueva mediante una auto reparación, si por el contrario tienes el pie sucio lleno de polvo o impurezas, hay que realiza otro método.
  2. Higienizar la zona. La piel que quedó colgando debes ser descartada ya que hay suciedad, lava bien el pie herido con agua y jabón líquido preferiblemente neutro, luego se debe esterilizar una pequeña tijera. Puede ser hirviéndola durante media hora aproximadamente o colocarla en un poquito de alcohol durante cinco minutos, si tienes guantes quirúrgicos es mejor que los utilices.
  3. Recortar la piel. Recorta cuidadosamente la dermis que se despegó y que no se pudo recuperar porque se encontraba sucia y no se puede correr riesgos de infección, trata en lo posible no rozarte la zona que se encuentra al descubierto, porque el dolor y ardor serán fuertes.
  4. Curar la parte afectada. A continuación y para evitar más dolor e infección, se debe colocar un ungüento o crema antibacteriano de venta libre, estos son realmente efectivos para curar y cicatrizar. Luego envuelve la zona con una venda estéril que no sea adherente porque si se pega a la piel viva causará dolor, existe una variedad de vendas especiales para proteger este tipo de heridas, si desconoces el tema habla con confianza con el dependiente de la farmacia para que te asesore y puedas llevar la que te brinde mayor protección.
  5. Cambiar el vendaje. Diariamente y mientras se recupera la zona afectada debes realizarte limpieza, lavar con agua y jabón volver a aplicar el antibacteriano y colocar nuevas vendas hasta que veas la mejoría y ya tu pie este completamente sano y listo para volverte a colocar los zapatos cerrados. A medida que la piel se va curando y recuperando es posible que sientas cierta picazón, no debes rascarte bajo ningún concepto, es algo con lo que debes lidiar.

Tips para prevenir una ampolla del pie

  • Calzados adecuados. Hay que tomar ciertas precauciones y cuidados de los pies para evitar que salgan ampollas una de las principales causas es el tipo de calzado, los calcetines pueden causar roce y el sudor, así que si tienes alguna molestia al caminar lo mejor es que revises que está sucediendo para evitar una ampolla.
  • Secarse los pies. Después de la ducha mañanera seca muy bien los pies déjalos libres por lo menos durante diez minutos, si te sudan demasiado, usa productos para combatirlo.
  • Zapatos ajustados. En caso de sentir muy ajustados tus zapatos nuevos, prueba colocándole vaselina en las zonas donde sientes mayor fricción, esto te brindará protección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba