¿Cómo quitar ojo de gallo? – Con 4 trucos lo puedes resolver

Los helomas o popularmente conocidos como callos, muy frecuente en los pies y aun cuando no constituye peligro de salud, pueden llegar a presentar ciertos síntomas muy molestos incluyendo la parte estética especialmente en las mujeres, por esta razón hemos decidido a través de este artículo aportar información importante, en caso de que llegues a presentar esta dolencia, estés preparada para cuando necesites saber cómo quitar ojo de gallo, cuentes con los mecanismos necesarios, entre los cuales se encuentran los tradicionales remedios caseros.

¿Cómo quitar ojo de gallo?

El ojo de gallo aparece generalmente en la unión de los dedos de los pies, debido una constante fricción que sufre esta zona por mucho tiempo y a la cual se le resta importancia hasta que comienzan los síntomas de dolor y ardor, convirtiéndose en una verdadera pesadilla para caminar. Este se puede presentar si existe alguna malformación de los huesos de la parte delantera de los pies, también por utilizar zapatos de punta estrecha, entre sus principales síntomas se encuentran:

  • Tonalidad oscura
  • De forma redondeada
  • Muestra bordes bien definidos
  • Presenta una cubierta de células muertas y descamación o dureza con un color amarillento.
  • Suelen ser molestas, causando dolor y en ocasiones escozor

Clasificación y tipos

Su tipo va a depender de la zona del pie donde aparezca el heloma u ojo de gallo.

  • Heloma o clavo plantar. Localizado en la planta del pie, genera mucho dolor al caminar debido al roce, las personas que lo han padecido manifiestan que es una sensación como si pisan un clavo al caminar.
  • Heloma o callo dorsal. Estos se localizan en los dedos en la parte superior, por la continua fricción que ejerce el calzado. Su frecuencia se da en algunas personas que padecen deformaciones como dedos, martillo, mazo o garra.
  • Heloma interdigital. También denominado “Ojo de Gallo” u “Ojo de Pollo” esta es una lesión que se encuentra con más frecuencia ubicada entre el cuarto y quinto dedo de los pies, y aparece por la presión y fricción entre los huesos.

Una buena información:  quitar las durezas de las plantas de los pies

4 Trucos naturales para combatir el ojo de gallo

Los trucos, remedios naturales o caseros se encuentran siempre presentes para ayudarte a aliviar algunos malestares así como dolencias que no representan condiciones graves y que puedes resolver en tu hogar, tomando en consideración que en caso que ocurra algún signo de molestia severo al realizarlos debe suspenderse su uso, aunque son pocas las oportunidades que se ha presentado esta situación

1.- Limón y su efectividad

Antes de irte a la cama por la noche y luego de haber aseado tus pies, estos deben estar bien secos antes de realizar este truco. Vas a cortar una tira de la cáscara de un limón, con una longitud acorde para el dedo o la zona afectada, la colocas y sujetas con adhesivo para que no se caiga ya que debes dejarla durante toda la noche. Este procedimiento lo vas a repetir exactamente igual durante el tiempo que sea necesario para eliminar el ojo de gallo.

Para resolver:  quitar un callo de raíz en casa 

2.- Cebolla y vinagre blanco para ablandar

Este remedio es una verdadera solución ya que logra la eliminación de las células muertas permitiendo ablandar las zonas que se encuentra endurecida y también suavizar la piel, con su uso continuo se pueden obtener grandes resultados, para realizarlo necesitaras los siguientes ingredientes.

  • Una cebolla pequeña
  • 150 ml de vinagre blanco
  • Un envase de vidrio
  • Papel film
  • Algodón

La preparación consiste en dejar macerando por aproximadamente ocho horas la cebolla, una vez la hayas lavado, pelado y cortado en trozos en el recipiente de vidrio con el vinagre blanco. Luego de haber pasado el tiempo estipulado en el preparado vas a empapar un pedazo de algodón que vas a frotar por todas las zonas con callosidades y durezas, luego lo vas dejar específicamente en el ojo de gallo, donde deberás sujetarlo con el papel transparente, para finalizar se recomienda colocarse unas medias de algodón en los pies. Al día siguiente durante la ducha lava bien los pies y lija con piedra pómez. Para un resultado efectivo realízalo durante siete días continuos.

3.- Pan duro y vinagre de manzana para suavizar

El vinagre altamente conocido porque ofrece múltiples beneficios en el hogar, comenzando por la cocina. También es de gran utilidad para algunos cuidados de belleza como puede ser para enjuagar el cabello graso, ideal para combatir el acné, entre muchas otras, lo que no sabías es que al combinarlo con pan endurecido ayuda a ablandar esas zonas ásperas de los pies. Tan solo debes empapar un trozo en vinagre de manzana ponerlo en el lugar donde se encuentra el ojo de gallo y envolverlo con cinta plástica dejarlo toda la noche para que haga su efecto.

4.- Deshazte del ojo de gallo con bicarbonato

Hierve aproximadamente litro y medio de agua, luego la viertes en un tazón y le añades unas cuantas cucharadas de bicarbonato de sodio, espera que enfríe un poco hasta quedar tibia, previamente debes haber lavado tus pies con agua y jabón. Ahora los puedes sumergir en la solución y dejar en remojo por unos veinte minutos.
En caso de que la piel esté mu reseca puedes agregar unas cuantas gotas de algún aceite esencial como puede ser el de almendras.
Si están inflamados y cansados ponle al agua sal gruesa.
Para finalizar y una vez termines, seca tus pies y prepara una pasta con bicarbonato y un poquito de agua, para que los exfolies.
Tus pies te agradecerán este tratamiento completo ya que quedaran suaves, libres de células muertas y piel reseca.

Te invitamos a leer:  quitar una ampolla del pie 


Otros métodos efectivos para quitar ojo de gallo

Estos son tan efectivos como los anteriores para que elimines de tu vida esas molestas callosidades, durezas y en especial el ojo de gallo que tanto te atormenta y molesta al caminar, por lo tanto te ofrecemos estas otras alternativas.

  1. Vitamina A o E: Cuando vayas a dormir perfora una cápsula de alguna de estas dos vitaminas y vierte el aceite en la yema de tus dedos y frota suavemente en el ojo de gallo, deja que la piel lo absorba, luego te cubres con unas medias de algodón. Realízalo hasta ver los resultados.
  2. Aspirina: Tritura cuatro pastillas hasta obtener un polvo, luego agrégale poco a poco vinagre de manzana hasta que quede una pasta suave, que utilizarás para colocarla sobre el ojo de gallo, cubriéndolo con una gasa o venda, dejándolo actuar por veinte minutos, al cabo de este tiempo la zona debe estar ablandada, enjuaga y pasa la piedra pómez.
  3. Papel de lijar: Este es un buen recurso utilizar lija de papel fina, una vez hayas lavado y remojado en agua tibia tus pies procede a eliminar la piel endurecida, agrietada igualmente la puedes pasar suavemente por el ojo de gallo. Realiza este truco por lo menos dos veces a la semana.
  4. Piedra pómez: La puedes usar no solo cuando remojes tus pies, también es conveniente que la uses cuando te duchas, por lo menos tres veces a la semana, los resultados serán excelente.
  5. Cremas especiales: En el mercado existen cremas para exfoliar, algunas con urea que son excelentes para tratar la resequedad, agrietamiento, zonas duras y resecas de los pies.
  6. Aceite de ricino: De forma tópica puedes aplicar una pequeña cantidad de este aceite en el ojo de gallo, cúbrelo con una gasa y te pones unas medias para evitar que se caiga y lo vas a dejar actuar durante toda la noche, realízalo por tres semanas consecutivas y obtendrás excelentes resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba