Cómo quitar la manicura permanente – en 6 pasos efectivos

Te has colocado esmalte duradero, ese que hagas lo que hagas no se cae fácilmente y justo después de unos días comenzó la cuarentena y te han crecido tus uñas tanto que ya no aguantas y debes retirarlas, pero te da temor salir, hay muy pocos salones de belleza que están comenzado a trabajar, deberás arriesgarte y de una vez por todas aprender cómo quitar la manicura permanente en casa, ¡sólo debes reunir todo lo necesario y comenzar ya!

La manicura permanente puede durar hasta pasado un mes, la situación se complica con el crecimiento de las uñas, que se va notando la diferencia, además comienzan a deteriorarse un poco sobre todo en estos días que quizás te has puesto a realizar limpieza general de la casa. Por eso si sigues los siguientes pasos puedes lograr quitar la manicura permanente en casa sin complicaciones.

6 Pasos para quitar la manicura permanente en casa y no desesperar

El tiempo que necesitas para realizar esta tarea ya lo tienes, además podrás integrar a parte de la familia para que colaboren y te ayuden a hacerlo de una manera más grata, tipo juego, cuidando siempre que los más pequeños solo presencien el trabajo, ya que se utilizará acetona pura que es muy fuerte y puede causar alergias a los niños.

Material de trabajo necesario:

  • Un lugar de la casa donde haya claridad y ventilación
  • Una mesa y sillas cómodas
  • Equipo de manicura cómo
  • Limas de varios tipos
  • Separador de cutícula
  • Acetona pura
  • Algodones
  • Vaselina
  • Crema hidratante
  • Papel de aluminio

Primer paso: Preparar el material

Antes de comenzar es necesario que dispongas del material de manera ordenada, para que no sufras contratiempos, así que procede a cortar los algodones, diez pedazos, uno para cada uña y deben ser en promedio  que no queden sobrantes que choquen con la piel, ya que esta puede sufrir algún tipo de irritación. De igual manera corta la misma cantidad de tiras de papel de aluminio para envolver los dedos.

Segundo paso: Limar

Es preciso realizar un limado exhaustivo pero suave y prudente de la manicura permanente, ya que es el resultado de un proceso que implica sellar el esmalte para que sea permeable y así extender la durabilidad y de esta manera evitar que sea removido con acetona cosmética o quitaesmaltes de uso común. Realizar este paso es indispensable y depende el resto del proceso, ya que es la única manera de penetrar la primera capa para lograr la porosidad necesaria que será la que absorberá la acetona pura. La lima a utilizar debe ser resistente, dura, para que al realizar el limado gradualmente pueda eliminar el brillo del esmalte y prepararlo.

Tercer paso: Protección de la cutícula

Debido a que la acetona pura es muy fuerte es necesario proteger la cutícula, la yema de los dedos y sus alrededores, ya que quedarán encerradas por un buen rato y se podría causar alguna alergia en la piel. Así que se debe aplicar una capa fina de vaselina para proteger esta esta área. En caso de que no cuentes con este producto también puedes hacerlo con algún aceite esencial o simplemente de oliva.

Importante información:  quitar uñas en gel sin dañar las propias.

Cuarto paso: Aplicar la acetona:


Una vez que se ha realizado el proceso de limar cada una de las uñas, y de haberlos protegido con el lubricante, viene el trabajo de aplicar la acetona. Aquí es donde te das cuenta lo importante que es hacerlo en familia, o que por lo menos algunos de los mayores te presten apoyo. Se deben empapar en la acetona cada uno de los algodones, luego colocarlos en las uñas con mucho cuidado para no rosar la piel, aun cuando esta esté debidamente protegida. Paso seguido envolverlos con el papel de aluminio como si se tratara de caramelos, pero a la mitad, estas deben estar bien protegidas que no quede ningún resquicio que permita la entrada de aire ya que los algodones podrían secarse.

La acetona pura es el mejor químico que resulta efectivo para lograr que la manicura se vuelva porosa y poder quitarla de manera que no se le cause ningún daño a las uñas naturales. Estas envolturas de deben dejar por aproximadamente veinte minutos.

Quinto paso: Quitar el esmalte

Pasado el tiempo estipulado, realiza una prueba en la uña más ancha, la del dedo pulgar, quita primero esa envoltura y verifica que el esmalte se ha ablandado tanto que se haya fijado en el algodón. De lo contrario debes mojar otro algodón y colocarlo, cubrirlo y esperara unos diez a quince minutos más. En caso de que el resultado haya sido el deseado, termina de quitar con mucha paciencia y cada una de las fundas de aluminio, comprobando que está saliendo cada esmalte de cada una. Con la herramienta de separar la cutícula remueve los restos que hayan quedado de manicura permanente. Ahora con un algodón limpio empapado en acetona pura pásalo por cada uña para que queden completamente limpias y libres de esmalte.

Artículo recomendado: quitar las uñas semipermanentes ¡En 10 Pasos!

Sexto paso: Hidratación de uñas y manos

Luego de este proceso tan largo y con ese producto tan fuerte, además tus uñas estuvieron sometidas al igual que tú, por más tiempo del indicado a un encierro y deben ser hidratadas de la mejor manera para que se recuperen y vuelvan a ser fuertes, ya que este tipo de esmaltes debilitan muchos, lava muy bien tus manos con un jabón líquido y agua tibia, frota de manera muy suave las uñas, sécalas con delicadeza, Aplica una cantidad generosa de la crema hidratante en las manos y vuelve a friccionar cada una delicadamente y por un buen rato. Un baño de aceite tibio, puede ser alguno esencial sería ideal, para tratarlas de mejor manera, puede ser de coco, menta, eucalipto o hasta el mismo aceite de oliva, todos resultan realmente efectivos para hidratar.

Cuidados de las uñas que han tenido manicura permanente

Luego de utilizar cualquier tipo de uñas postizas, de gel, manicura permanente o semipermanentes, las propias necesitarán una larga y cuidadosa recuperación, así que debes dejarlas descansar, evitando colocarlas nuevamente por un buen tiempo y de ser preciso no uses ningún otro tipo de esmaltes. Es posible que estas queden débiles y quebradizas por lo que debes realizarles tratamiento para su recuperación, a continuación cinco consejos que debes tomar en cuenta para que tus uñas vuelvan a estar fuertes y saludables.

  • Cortar las uñas: Para que salgan nuevas y mejores, córtalas ya que por el debilitamiento que han sufrido pueden estar propensas a partirse y rajarse. Hazlo de manera que queden un poco redondeadas en los bordes para impedir que se enganchen con la ropa o toallas.
  • Limarlas: Realízalo suavemente para quitar las irregularidades, sobre todo en las puntas para evitar que se rompan, en los bordes para quitar los cachitos que puedan haber quedado.
  • No cortes las cutículas: Estas son una protección de las uñas especialmente las nuevas que van saliendo y ahora más que nunca las necesitarás para que crezcan fuertes. Realiza masajes en la cutícula con un aceite especial para estas.
  • Hidratación: Hazlo constantemente, especialmente después de haberte quitado el esmalte permanente. Utiliza crema de mano hidratante y masajealas todas. Prueba hacerte un tratamiento con parafina, excelente para hidratar y reponen la humedad de la piel. De ser posible utiliza guantes cuando tengas que realizar los deberes de la casa.
  • Tratamiento para uñas: por un buen tiempo evitar pintarte o usar esmaltes en las uñas. Utiliza un buen tratamiento para fortalecerlas que contengas endurecedor, existen algunas con proteínas, que son ideales para este caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba