Cómo quitar el mal olor de las toallas – 3 trucos definitivos

Terminas de ducharte y agarras el paño para secarse y te das cuenta de que no huele nada bien, esto suele ocurrir muy a menudo sobre todo tras haberlos usado en varias oportunidades y no haberlos sacado a que seque. Afortunadamente siempre hay soluciones, especialmente con productos caseros que te brindarán la oportunidad  de cómo quitar el mal olor de las toallas dejándolas completamente limpias y suaves.

Las toallas por ser elementos que usamos a diario se ensucian rápida y fácilmente y debido a la humedad a la que son sometidas pueden atrapar bacterias y hongos que originan el  olor tan desagradable, pero con técnicas de lavado te vamos a enseñar a quitarlo y neutralizarlo.

3 Trucos caseros para quitar el mal olor de las toallas

Estas indispensables compañeras que día tras día tienen la labor de secarnos el cuerpo la cara o las manos, deben ser tratadas bien para que funcionen de igual manera, por lo tanto se merecen buenos detergentes y para evitar que adquieran malos olores se les puede agregar algunos productos caseros que resultan eficaces para mantenerlas siempre limpias,  frescas, suaves y sin malos olores.

Aceite esencial de limón: Ideal para suavizar

Aparte que neutralizará los malos olores también les brindará suavidad y agradable aroma. Reúne todas las toallas que vayas a lavar, en un barreño vierte la cantidad de agua necesaria para cubrirlas, agrega el producto que usas para lavar, un puñado de sal y unas cuantas gotas del aceite de limón, introduce las toallas y déjalas remojando por aproximadamente cuatro horas. Posteriormente  terminas de lavarlas en la lavadora.

Bicarbonato de sodio: Excelente para remover el moho

Este producto de gran utilidad en el hogar tiene la capacidad para quitar las bacterias, remover el moho, eliminar la mugre y sobretodo quitar el mal olor. Realiza el lavado normal de las toallas con el detergente que sueles usar. El ciclo de enjuague lo harás con agua caliente y añades unas cucharadas de bicarbonato. Una vez finalizado vuelve a enjuagarlas como lo haces normalmente. Tus toallas dejarán de tener malos olores y se mantendrán limpias.

Vinagre blanco: Eficaz neutralizante

Combate los hongos, las bacterias, malos olores, le devuelve el color a las tollas dejándolas como nuevas, además quedarán suaves. Lávalas en la lavadora agrega el detergente en el dispensador y deja que la máquina realice su proceso completo. Al final del lavado vuelve a realizar otro enjuague al que agregarás media taza de vinagre diluido en agua. Una vez finalizado pásalas a la secadora. En caso de no contar con este artefacto puedes tenderlas al sol por un rato y luego las pasas a la sombra para que se aireen y queden como nuevas.

En los casos extremos de toallas muy sucias y con malos olores persistentes por haberlas colocado en el cesto de la ropa sucia luego de ser utilizada por mucho tiempo. Se pueden lavar con estos dos productos y agua caliente. Después realizar el procedimiento normal.

Artículo sugerido:    quitar el olor a humedad de las toallas.

Cómo quitar el mal olor de las toallas con detergentes


Existen en el mercado una gran variedad de detergentes para lavar, pero hay tres que realmente son buenos para quitar el mal olor de las toallas y dejarlas muy limpias  y listas para usar.

Amoniaco y detergente: Elimina el mal olor

Aunque se le conoce como un detergente para la limpieza por los poderes que tiene para eliminar la grasa y el sarro, también resulta muy efectivo al momento de lavar y especialmente para quitarle el mal olor a las toallas. Debes realizar un lavado previo introduciendo dentro de la lavadora todas las toallas, a excepción de las blancas que necesitan un tratamiento aparte. Utiliza el ciclo medio, añade solamente el jabón en polvo o líquido que normalmente usas,  no le agregues ningún tipo de suavizante o enjuague. Una vez finalizado saca las toallas y déjalas en un barreño. Para usar el amoniaco es importante que tengas en cuenta que su olor es muy fuerte, de ser necesario utiliza mascarilla.

No lo mezcles con ningún tipo de productos blanqueadores, ni con lejía o cloro, tampoco con vinagre. Ya que si lo haces se van a producir unos gases que son tóxicos. Lo único que puedes utilizar junto a este componente es detergente de uso común. Para realizar este segundo lavado que dejará tus toallas sin malos olores por un buen tiempo, debes escoger el ciclo largo, llena la tina y coloca el jabón de lavar en el dispensador y media taza de amoniaco, para que se integren pon a andar la máquina, asegúrate de haber leído las instrucciones del envase del amoniaco. Pasados unos minutos introduce nuevamente las toallas. Deja que el ciclo se complete. Puedes añadir enjuague o suavizante si lo deseas.

Bórax y detergente: Excelente quita mancha

El bórax es utilizado para quitar manchas de todo tipo de ropa y también para quitar el mal olor de las toallas, se le puede considerar un producto multiusos en el hogar. Coloca la cantidad necesaria de tu detergente para lavar preferido en el dispensador de la lavadora y también el bórax, llena la tina deja que comience su proceso de lavado por un momento y luego la detienes y vas a meter las toallas dentro. Debes utilizar el ciclo más largo y agua caliente. Este producto adicional que vas a utilizar le brindará a tus paños, la suavidad y esponjosidad de cuando eran nuevas, además reavivará los colores y eliminará las manchas que puedan tener.

Cloro y detergente: Ideal para toallas blancas

Las toallas blancas son muy bonitas y elegantes, pero lamentablemente su blancura dura poco ya que por el uso diario tienden a percudirse y a tener mal olor. Para volverlas a su estado original y sin malos olores, en este caso se utilizará un potente detergente como  es el cloro, también multiusos, pero se deben tomar precauciones ya que si se excede en la medida recomendada, puede causar manchas amarillas. Y si cae sobre ropas de colores la desmanchará. Llena la lavadora con agua caliente y añade una taza del blanqueador sumerge todas las tollas blancas que quieras que vuelvan a ser como nuevas y déjalas en remojo toda la noche.

Al día siguiente pon a funcionar la lavadora y le agregas la mitad de la medida de jabón recomendada para la capacidad de la carga. Una vez finalice el ciclo de lavado vuelve a enjuagar sin utilizar suavizantes ni ningún otro producto. Para obtener mejores resultados tiende las tollas al sol.

Recomendaciones para quitar el mal olor de las toallas


Las toallas deben tratarse y cuidarse como el resto de la ropa, sin embargo, luego de usarlas se dejan puestas o guindadas dentro del mismo baño, hay quienes las dejan sobre la cama o alguna silla, por supuesto que no sólo adquirirán los peores olores, también se ensuciarán y mancharán, si tomas en cuenta los siguientes detalles tendrás toallas limpias y frescas por un buen rato:

  • Al lavarlas no uses doble medidas de detergente o suavizante, esto no las limpiará mejor, lo que ocurrirá es que el exceso se acumule en las fibras, dando paso a bacterias y malos olores.
  • Una vez finalizado el proceso de lavado, sácalas inmediatamente de la lavadora, ya que si las dejas allí por mucho rato se le formará el olor a humedad y la máquina también
  • Luego de usarla después de la ducha, debes permitir que se seque bien al aire libre, no la dejes en el baño.

Las toallas que solemos usar para secar las manos deben también recibir el mismo tratamiento, cambiarlas a menudo.
Antes de guardar las toallas ya lavadas, asegúrate de que estén completamente secas. Rótalas, no utilices siempre la misma toalla.

Para evitar el olor a humedad, puedes considerar utilizar en el armario bolsitas con arroz, sal o alguna planta seca aromática. Estas son fáciles de realizar.

Cómo quitar el mal olor de las toallas. Simplemente  manténlas siempre secas y bien cuidadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba