Libérate del dolor y mira aquí cómo quitar contracturas espaldas rápidamente

Estas presentando problemas musculares que te imposibilitan levantarte, sentarte o caminar erguido, aquí te tenemos la solución de cómo quitar contracturas espalda, con métodos caseros que no fallan y demás técnicas necesarias para aliviar el dolor.

Los dolores musculares en el espinazo, pueden llegar a extenderse hasta el cuello, también hacia las caderas, glúteos y más allá, por esta razón lo más indicado es que al presentar los primeros síntomas se tomen las medidas necesarias para quitar contracturas espalda.

Descubre cómo quitar contracturas espaldas:

Si el dolor de espalda te impide realizar los movimientos normales, como levantarte de la cama, subir escaleras, sentarte,  realizar tus tareas cotidianas y  disminuye tu calidad de vida,  te recomendamos seguir los siguientes consejos para aliviar de manera rápida todas esas molestias.

Te interesará saber que es una contractura:

  • Es un agarrotamiento involuntario y continuo de las fibras de los músculos, que aparecen cuando estamos realizando  algún esfuerzos.
  • Se puede presentar con un abultamiento inadecuado de la zona, lo cual causa mucho dolor, alterando el normal funcionamiento de la zona afectada.
  • Las contracturas no conocen de edad y pueden aparecer en cualquier momento, especialmente en los jóvenes adultos a partir de los 20 años, cuando están llenos de energía, comienzan a ser intrépidos, realizan deportes,
  • No le temen a los esfuerzos para cargas objetos pesados, en resumen se puede decir que abusan de su vitalidad y no están exentos de sufrir lesiones.
  • Aún cuando existen varios tipos de contracturas, nuestra información está orientada a las Bruscas, cuando se realizan esfuerzos o movimientos inadecuados y las Crónicas que son las que se presentan por mantener posturas, aparentemente cómodas, que van dejando huellas en el cuerpo.

¡Te interesará saber!:  quitar contracturas del cuello

Mantener reposo:

  • Este es necesario para ambos casos en el momento en que se presente el dolor agudo en la espalda.
  •   Ya que no se debe forzar el movimiento.
  • Mantenerse en reposo por unas 24 a 48 horas, mientras se aplican lo paliativos para aliviar el dolor. 

Aplicar frío para contracturas bruscas:

  • Este tiene un efecto analgésico, se recomienda aplicarlo inmediatamente que aparezca el dolor.
  • Un movimiento brusco es aquel que se realiza de manera rápida y sin medir consecuencias.
  • Como por ejemplo: levantar un objeto pesado que esta por encima del peso corporal y hacerlo veloz y bruscamente.

Aplicar calor para contracturas crónicas:

  • Si se tiene antecedentes de este padecimiento y se presentan los dolores con cierta continuidad, lo más adecuado es aplicar calor en la zona.
  • Esto aliviará las molestias y causará un efecto relajante.
  • Se puede realizar colocando compresas calientes o tomando una ducha.

El estiramiento:

  • Con respecto a esta práctica hay ciertas polémicas.
  • En medida general no se recomienda cuando la contractura ocurre por un movimiento brusco.
  • Si se tiene inflamación en las articulaciones. Aparece mucho dolor al momento de hacerlo.
  • En todo caso no se debe forzar si se siente presión en los músculos.
  • En cuento a la contractura Crónica se puede realizar el estiramiento siempre y cuando el dolor no sea intenso.

Sumergirse en una bañera:

  • Este método es excelente en ambos casos, porque alivia y relaja completamente.
  • Abre los grifos simultáneamente para que salga el agua caliente y fría, revisa la temperatura que sea de tu agrado.
  • Agrega  gel de burbujas, o sales. luego te sumerges y disfrutas un rato de tranquilidad.

!Aprende a¡¡:  quitar dolor de isquiotibiales

Masajes:

  • Realizados por especialista, fisioterapeuta o masajista.
  • Ya que si no se realizan de la manera más adecuada puede empeorar la situación.
  • Los masajes también son relajantes y ayudan a que los tejidos se recuperen rápidamente.

Cataplasma de Arcilla:

  • Muy utilizada en esguinces y contracturas, entre otras dolencias.
  • Existen de varios colores, siendo la blanca y la roja antiinflamatorias.
  • Por lo general traen un prospecto con las forma de prepararse, las propiedades y beneficios y como aplicarlas.
  • Solo debes comprar la que consideras la más adecuada para tu caso.  Colócatela en la espalda  dos o tres veces al día, dejando la última para la noche, así tendrás un sueño reparador.

Causas más frecuentes de contracturas:

Posturas inadecuadas. Esta pudiera ser una de las principales causas y a la que no se le hace el más mínimo caso, ni siquiera después de haber padecido contracturas espaldas. Estas son sostenidas, forzadas y repetitivas. Estar demasiado tiempo sentado frente al ordenador. Al hablar por teléfono no se agarra adecuadamente, sino que se adopta una postura muy incomoda.

Estudiar o leer manteniendo la cabeza muy inclinada hacia abajo y la causa más reciente que ha superado las anteriores el uso del móvil día y noche.

El sedentarismo. La falta de actividad, no tener rutinas de ejercicios, no realizar deportes, o salir a caminar. Todo esto hace que el cuerpo este acostumbrado al descanso que al momento de realizar algunos esfuerzos se pueda producir contracturas.

Condiciones psicológicas. Como la ansiedad, estrés, angustia y las tensiones, son factores que pueden ocasionar en el cuerpo durezas musculares y rigidez desencadenando algunas contracturas espalda.

Razones por las cuales acudir al médico para quitar contracturas espaldas:

Una vez que hayas realizado los métodos, consejos y recomendaciones anteriores, si el dolor persiste o se intensifica, será necesario que acudas al médico, donde te indicaran una serie de exámenes necesarios para determinar las causas posibles y poder extenderte un tratamiento.

Diagnóstico: En esta evolución el médico te recomendará mantener ciertas posturas como caminar, sentarte, estar de pie, levantar los brazos, las piernas, doblar el cuello para adelante, atrás y los lados.

Para comprobar la resistencia del dolor a través de este examen puede determinar la procedencia del dolor, si existen espasmos, en que momento el dolor te obliga a detener. También permitirá descartar otras enfermedades. De acuerdo a los resultados, recomendará ciertos exámenes;

Análisis de sangre: puede determinar si existen infecciones u otras condiciones causantes del dolor.
Radiografías: Estas imágenes determinaran las posiciones de los huesos, si existe alguna fractura, fisura, o enfermedades como la artritis.

Resonancia magnética o Exploración por tomografía computarizada: a través de estas se podrá determinar la existencia de problemas óseos, músculos, tendones, nervios, tejidos, vasos sanguíneos y ligamentos.

Electromiografía: Se miden impulsos eléctricos originados por los nervios así como las respuestas musculares.

Exploración Ósea: Este examen se realiza en última instancia y sirve para descubrir tumores, fracturas ocasionadas por la osteoporosis, ya que los huesos se comprimen.

Tratamiento: El médico indicará el tratamiento necesario de acuerdo a la evaluación realizada y los resultados de los exámenes y puede sugerir algunos de los  medicamentos que deben ser tomados siguiendo las instrucciones del doctor para que la recuperación sea efectiva.

Analgésicos de venta libre: Estos medicamentos antiinflamatorios de venta libre no esteroides (AINE), sirven para aliviar el dolor de espalda agudo.

Relajantes musculares: en caso de que los medicamentos de venta libre no logren quitar el dolor por contracturas espaldas, el médico recomendará los relajantes musculares.

Analgésicos tópicos: estos son ungüentos, cremas o bálsamos, para ser aplicados en la zona del dolor.
Narcóticos: Medicamentos para ser administrado por periodos cortos y con estricta vigilancia médica.

Antidepresivos: Existen demostraciones que indican que el suministro de bajas dosis de estos medicamentos pueden aliviar algunos dolores de espalda crónico. Independientemente del efecto para la depresión.

Inyecciones: Este se receta en el último caso de que los medicamentos anteriores no logren quitar contracturas espalda.

Fisioterapia y ejercicios: estos pueden ser tratamientos con calor, ultrasonido, relajación muscular.

Cirugía: Esta sería la última fase a la que recurriría el médico.  Se deben tener otros síntomas tales como:

  • Dolor continuado que se extiende por las piernas.
  • Progresiva debilidad muscular ocasionada por compresión nerviosa.
  • Hernias de discos. Estenosis del conducto vertebral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba